niños

La importancia de la vitamina D

La importancia de la vitamina D

La falta de vitamina D aumenta el riesgo de alergias a los alimentos en niños.

La falta de vitamina D en el organismo de los niños aumenta las probabilidades de que éstos padezcan reacciones alérgicas a los alimentos, alerta un estudio divulgado hoy en Australia.

Los científicos australianos hallaron que los niños con una insuficiencia de vitamina D tenían tres veces más de probabilidades de sufrir alergias a los alimentos, según el Instituto de Investigación Infantil Murdoch (MCRI, por sus siglas en inglés) .

Además, una insuficiencia de la vitamina D aumenta las probabilidades de alergia a múltiples alimentos, aunque los investigadores determinaron que no existía una conexión entre la falta de la llamada vitamina de la “luz del sol” y el eccema.

La relación entre la vitamina D y las alergias a los alimentos sólo se daba en los menores cuyos padres habían nacido en Australia y no en aquellos menores con progenitores nacidos en el extranjero, lo que puede estar vinculado al color de piel, factores genéticos o el medioambiente, conforme a la investigación del MCRI.

Para este estudio, que publicó la revista científica The Journal of Allergy and Clinical Immunology, se analizaron los casos de 5.276 niños de un año, quienes fueron sometidos a diversas pruebas para detectar alergias comunes como a la clara del huevo, cacahuetes o ajonjolí.

Entre las pruebas, se tomaron muestras sanguíneas de 780 niños para medir los niveles de vitamina D.

Los investigadores comprobaron que los menores que viven en las partes más meridionales de Australia tienen el doble de probabilidades de tener alergia al cacahuete a la edad de 4 ó 5 años y tres veces más de ser alérgicos al huevo que los niños que habitan en las zonas más septentrionales del país.

La responsable del estudio, Katie Allen, comentó que el aumento en la prevalencia de la insuficiencia de la vitamina D en los últimos 20 años va paralelo al incremento de la tasa de alergias alimentarias.

“La alergia a los alimentos está al alza y Australia tiene una de las mayores prevalencias registradas del mundo, ya que el 10 por ciento de los menores tiene este problema. También hay un aumento en la insuficiencia de la vitamina D, con un 30 por ciento de las madres gestantes de Melbourne con esta deficiencia” , acotó.

Allen enfatizó que el estudio da las primera evidencias respecto a que la vitamina D es un factor importante para prevenir las alergias a los alimentos en los primeros años de vida.

La coautora del estudio, Jennifer Koplin, indicó que el próximo paso es determinar cuándo la vitamina D se torna importante para determinar si una persona será alérgica o no a los alimentos al referirse al período del embarazo y el de los primeros años de vida de un niño.

Fuente

 

Bronquiolitis: la alimentación de la mamá influye en el riesgo del bebe

Bronquiolitis: la alimentación de la mamá influye en el riesgo del bebe

El consumo habitual de carbohidratos en el embarazo aumenta hasta siete veces la posibilidad de que el niño enferme gravemente antes de los dos años; las frutas y las verduras son protectoras.

on los primeros frescos del año, que anticipan la necesidad de tomar medidas para prevenir las enfermedades del invierno, un equipo de médicos argentinos aporta lo que podría convertirse en una nueva recomendación para las futuras mamás.

El primer estudio para dar con nuevos factores de riesgo prenatales de la bronquiolitis, una infección respiratoria que cada invierno atesta las unidades de terapia intensiva pediátricas del país, revela que una dieta rica en pan, facturas, gaseosas, arroz, papa, fideos o azúcar durante el embarazo aumenta hasta siete veces el riesgo de que un bebe enferme gravemente en los primeros meses de vida.

El trabajo de la Fundación Infant y pediatras de una decena de hospitales públicos demuestra también que, como la lactancia, el consumo materno de frutas y verduras tiene un efecto protector en la formación de los pulmones y el sistema inmunológico de los hijos. “Todos los años, las organizaciones y las instituciones de salud pública salen a comunicar las medidas que la población debe tener en cuenta para prevenir las infecciones respiratorias, como lavarse las manos o ventilar los ambientes. Pero cuando miramos el comportamiento de la bronquiolitis, vemos que no cambió nada, ni la suerte de los pacientes”, dijo el doctor Fernando Polack, director científico de Infant y autor principal del estudio que publica la revista American Journal of Respiratory Critical Care Medicine.

Como ya lo mostraron estudios previos de la fundación, amamantar y no fumar protegen a los chicos. Pero, “necesitamos encontrar otras medidas [para mejorar la salud de los chicos] porque faltan por lo menos diez años para que aparezca una vacuna contra la bronquiolitis -agregó-. Por ahora, la única manera de prevenirla es entender por qué se enferman los chicos”.

La pobreza y la prematuridad aumentan la vulnerabilidad de los recién nacidos al virus sincicial respiratorio (VSR) causante de la bronquiolitis y al resto de los microbios respiratorios. Sólo en 2011, el año en el que se inició el estudio, el VSR causó 14 veces más hospitalizaciones y cuatro veces más muertes en los menores de 2 años que la gripe A en plena pandemia.

“Aquí es la principal causa de morbimortalidad en los menores de 2 años. Cada año, causa más internaciones, aumenta el gasto en salud pública y hace que se tengan que abrir más terapias intensivas pediátricas para atender a estos chicos de alto riesgo”, indicó la doctora Andrea Rodríguez, jefa de Sala de Internación del Servicio de Pediatría del Hospital Evita Pueblo de Berazategui, y coautora del estudio realizado con un subsidio de la Fundación Bill y Melinda Gates.

El equipo de 36 pediatras y neumonólogos pediátricos se concentró en la población infantil atendida en diez hospitales del conurbano bonaerense, La Plata y la ciudad de Buenos Aires. Juntos, atienden a unos 56.560 menores de 2 años en plena temporada del VSR. El 71% de los 2587 chicos internados en el otoño-invierno de 2011 tenía una infección respiratoria aguda grave (aparición súbita de tos, sibilancias y esfuerzo físico evidente para poder respirar, con fiebre o sin ella). Participaron las familias de 1293 chicos; el 62% estaba infectado con el VSR y más de la mitad tenía menos de 6 meses de edad.

El equipo indagó las condiciones de vida de cada familia, incluido si se fumaba en el hogar, la educación de los padres, la lactancia y los factores de riesgo posnatales conocidos de las infecciones respiratorias. Para conocer la dieta materna, el equipo adaptó un cuestionario de frecuencia alimentaria a los hábitos locales que define para las embarazadas la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud. Las respuestas se organizaron, a la vez, por grupos de macronutrientes, como grasa, carbohidratos, proteínas y frutas/verduras.

El consumo de pan, infusiones azucarados, fideos, arroz, papa, facturas, gaseosas y carnes rojas era bastante frecuente, así como lo era el de frutas y verduras. Pero sólo los hidratos de carbono influyeron en la suerte que tendrían sus hijos en la temporada de VSR: los hijos de las mujeres que los consumían cuatro veces o más por semana, algo habitual en nuestra población, tenían siete veces más riesgo de llegar al hospital con síntomas respiratorios graves que los hijos de las mujeres que ingerían fideos, arroz, papa, panificados o bebidas e infusiones dulces entre una y dos veces por semana.

La gravedad se determinó de manera objetiva con el nivel de oxígeno en sangre. Y a mayor consumo materno de carbohidratos en el embarazo, mayor posibilidad de que los hijos llegaran al hospital con un nivel peligrosamente bajo de oxígeno en sangre (87% o menos).

Sólo el consumo materno habitual de frutas y verduras redujo como la lactancia el riesgo de infección en los bebes. Lo hizo un 75 por ciento. “El día que el chico se infecta, gran parte de la suerte está echada: llega con un grado de desarrollo pulmonar e inmunitario que condiciona si tendrá bronquiolitis leve, moderada o grave -dijo Polack-. Ahora está más claro que el obstetra se transformará en el primer pediatra. Tendrá la tarea, que aún tenemos que entender mejor, de actuar para prevenir riesgos.”.

Un mal frecuente entre los más chicos

La bronquiolitis provoca la inflamación y obstrucción de los bronquiolos, las vías aéreas más pequeñas. Afecta a niños de hasta 2 años, principalmente a bebes

 

Del editor: por qué es importante
Estos hallazgos ofrecen medidas sencillas de prevención para una enfermedad que tiene un alto impacto en la salud pública.

Fuente: La Nación

17 Snacks saludables para los chicos

17 Snacks saludables para los chicos

Controlar lo que tus hijos comen en todo momento es difícil, pero si les preparás snacks ricos y saludables ellos van a elegir comer los alimentos caseros y todos van a estar contentos! Acá te mostramos algunas opciones para disparar tu imaginación:

  1. Copa de Yogurt: poné yogurt del sabor que elijas en un vaso, agregale frutas cortadas (manzanas, bananas, gajos de mandarina, etc) y cubrilas con yogurt de nuevo casi hasta el tope del vaso. Arriba de todo agregale granola.
  2. Grisines divertidos: elegí grisines saborizados y envolvelos con queso de barra.
  3. Postre crocante: rompé galletitas de vainilla dentro de un postre de chocolate bajas calorías y agregale tres o cuatro confites de colores encima, para que llamen la atención.
  4. Mini-pizzas: tostá pan lactal al horno, agregale salsa de tomate encima y un cuadradito de queso, dejalo que se derrita!
  5. Tortillitas: comprá tortillitas y tostalas, untalas con mostaza y agregales tomate y queso, después sólo resta enrrollarlas.
  6. Banana Split: poné yogurt de dos sabores en el freezer, sacalos congelados y disponelos sobre una banana, después espolvoreá con los cereales favoritos de tus hijos.
  7. Cerealitos: mezclá cereales con un poquito de dulce de leche como para unirlos, hacé bolitas y pasalas por masitas vainillas partidas.
  8. Sopa diferente: prepará una sopa de cajita o sobrecito y rompele masitas de agua adentro, agregale queso rallado.
  9. Pochoclo: Hacé pochoclos y espolvoreale encima parmesano rallado.
  10. Banana congelada: pelá la banana y atravesala con un palillo, después pasala por yogurt y después por cereales. Frizala y sacala cuando esté bien fría.
  11. Ricota salada: tomá un pan árabe o pan de pita, rellenalo con ricota y espolvoreale encima cebollita de verdeo cortada bien finito
  12. Granola de mamá: prepará granola tostando todos los cereales que te gusten, coco y frutas secas, agregales un caramelo caliente preparado con azúcar negra y miel, dejalos enfriar y listo!
  13. Sandwich dulce: congelá yogurt y armá sandwichitos helados poniendo una bochita entre dos de las galletitas dulces preferidas de tus chicos.
  14. Papa caliente: cociná una papa chica en el microondas, sacala y espolvoreale queso rallado encima.
  15. Agridulce: prepará pinchos con cubitos de queso cremoso y uvas en pequeños palillos
  16. Smoothie: hacé un licuado usando bananas y frutillas congeladas, sumales un poco de leche descremada!
  17. Sandwich salado: abrí una lata de atún al natural y ponelo sobre un pan tostado, cortá encima unas rodajitas de tomate.